De nuevo

por andbonilla

Me cambié.

Agradezco mucho a las personas que leían los ensayos, relatos, diálogos y otras formas de escritos en mi blog de blogger (invención de Google). Más de 18.800 visitas desde que comencé a publicar algunas cosas académicas que finalmente se fueron convirtiendo en productos más subjetivos, más míos. Mi pasión hace unos años no era escribir, ni tampoco alguna clase de hobby, de hecho no tenía consciencia de mi habilidad para redactar. Lo digo de esa manera porque ha medida que he sacado aportes argumentativos o literarios, varias personas -conocidos, familiares y extraños- se han involucrado y me han hecho saber que tengo esa capacidad.

Ahora bien, y como tema central de este post comentaré respecto al cambio de alojamiento. Si bien utilizaba antes la herramienta blogger, donde aparecen algo más de 30 entradas, desde hace unas semanas -aunque ya me había ocurrido anteriormente- me ha molestado bastante las fallas (bugs) en la visualización de la plantilla que he diseñado en el blog. Me parece de lo más tedioso que uno quiera presentar algo organizado, bonito e intuitivo para permitir la navegación de los lectores, y de manera aleatoria, se presenta algo erróneo, incompleto y sencillamente un alboroto. Siendo análogos con un caso profesional: simplemente me comparo con el artista cuando su obra es embardunada con hollín. A lo mejor les ha sucedido con algún trabajo estético e incluso con una carta. Té-tri-co.

Por tanto y aprovechando el cambio, conociendo previamente wordpress, nunca había probado construir algo en esta plataforma. Hoy empecé a descubrir los features y me agradaron en una forma curiosa. Acogiendo a la complicidad como una fiel compañera, quiero disfrutar de la transición y hacer cosas nuevas. Lo que está en blogger se queda allá y puede seguir siendo leído, es una etapa que refleja peculiarmente mi pensamiento. Sin embargo, como me fascina reinventarme, este es sin duda el mejor momento de hacerlo. Vienen proyectos nuevos, frescos e híbridos para la audiencia de siempre y para nuevos espectadores. Terminando con una frase simple les dejo:

El cambio en todas las cosas es dulce.

— Aristóteles.

AM.

Anuncios