Cumpleaños

por andbonilla

How old would you be if you didn’t know how old you are?

— Satchel Paige.

El hecho de que celebrar los cumpleaños sea algo mainstream no sugiere de manera indubitable que no deba hacerse. Dentro de las pocas costumbres religiosas que me agradan, sin duda esta me encanta. La existencia no es tan solo un sustantivo de 5 vocales y 5 consonantes, es una oportunidad trascendental para ese espermatozoide que atraviesa la membrana celular del óvulo, que con prosperidad después de varias semanas es finalmente dado a luz. Sin importar el ambiente en el que se nazca, las condiciones, las consecuencias o las razones, toda nueva vida es bienvenida.

Cada manifestación de festejo por el cumpleaños de alguien, dejando a un lado los sentimientos consumistas, si conlleva a la felicidad es realmente un acto de merecida conmemoración. Los detalles que se otorgan, ya sean intangibles o materiales, si son entregados con una sonrisa sincera al destinatario, seguramente traerán como efecto el regocijo que genera sensaciones más que gratas en los que participen de aquel evento. Lo que realmente importa es la intención, como dice Séneca.

Todos los cumpleaños graban un recuerdo en nuestra memoria, sean nostálgicos, radiantes, tristes, en general son emociones heterogéneas recordadas como se hace con las anécdotas. El día de cumpleaños es esperado con ansias en la niñez, con placer en la juventud, con sensatez en la adultez y añoranza en la senectud. Es un día que a pesar de las circunstancias tiene su propio significado. Es un año más de vida.

Sin pensar en las interpretaciones poco convencionales sobre el cumpleaños, creo en la esencia de esta fecha. Estamos colocando un nuevo peldaño en la escalera de la vida. Se necesita un entusiasmo suficiente para ponerlos cada vez de manera más estable, disfrutando el mejor regalo que se nos ha hado: vivir.

AM.

Anuncios