Vicisitud

We are afraid to care too much, for fear that the other person does not care at all.

— Eleanor Roosevelt.

Pretérito trascendente. La magia de los comienzos espontáneos, impensados, fortuitos e imprevistos. La fortuna de lo diferente, del regocijo, de la aventura y la emoción. Las marcas. Lo especial, lo único, la felicidad, el interés, el tiempo, el perdón, el sacrificio, el cambio, el bien. La sensación de inagotable y benevolencia, la expresión con entereza y honestidad, la conexión imperiosa y la visión infinita.

De cuando la costumbre no es inapetente, anodina o corriente; en donde hay mutuas metas, se ciñen sueños y entrelucen entregas. Quien logra encender fuego en el mar, congelar las llamas, abrir la luz. Pero hay terremoto para temblores, tormenta para lloviznas, océano para gotas, sentimiento para placeres, eternidad para segundos. Qué lástima ser los segundos.

***

Uno va tejiendo con sus heridas el camino de la experiencia. Pero ese camino es interminable. Es posible escoger qué escribir, donde redactarlo y cuando corregirlo, pero no elegir quien lea contigo.

Andrés M. Bonilla Espinosa